C a r g a n d o . . .

09/05/2024

Con representaciones de los estados del Semiárido y socios, ASA avanza en la construcción de un programa innovador sobre saneamiento rural

Artículo publicado en el sitio web del Instituto Regional de Agricultura Pequeña Apropiada

“Tratar el agua y luego reutilizarla, regando los cultivos en el patio trasero. Ya sea para consumo humano [frutales], o para forraje para los animales. Eso es producción agroecológica, fruto de un saneamiento rural.”

Este fragmento de un poema del artista y agricultor familiar Dedé Sabino, de São Miguel (RN), resalta la importancia de las tecnologías de tratamiento de aguas residuales domésticas con reutilización agrícola del agua y enfatiza la misión de la Articulación del Semiarido Brasileño (ASA) en la construcción de un Programa de Saneamiento Rural que pueda contribuir a la elaboración y ejecución de políticas públicas.

Dedé presentó estos versos durante una experiencia cultural en la Comunidad Retiro, ubicada en lo alto de la Serra do Camará, municipio de São Miguel/RN. El momento formó parte de la programación del Seminario de Saneamiento Rural y Reutilización de Aguas, organizado por ASA los días 11 y 12 de abril, en Pau dos Ferros (RN), en la región del Alto Oeste potiguar.

El primer día del evento comenzó con el testimonio de dos campesinas que viven en la región de Pau dos Ferros, con relatos de la transformación que experimentaron en sus vidas a partir de la implementación de la reutilización de aguas. Estos testimonios marcaron un punto importante que se destacó durante el seminario: el protagonismo de las mujeres en el uso de las tecnologías sociales.

Luego, hubo una mesa de debate que recogió todas las discusiones anteriores en actividades promovidas por el Grupo de Trabajo de Saneamiento Rural de ASA y que contaron con la participación de diversas entidades colaboradoras. Además de revisar lo discutido, se compartió la importancia de la elaboración del programa y los desafíos que presenta.

La Fundación Oswaldo Cruz (Fiocruz), una de las instituciones que contribuyó en las construcciones, estuvo representada en la mesa por Alexandre Pessoa. Entre los puntos destacados de su intervención, Alexandre enfatizó la necesidad de institucionalizar el Programa Nacional de Saneamiento Rural (PNSR) y que la Fiocruz publicó una nota técnica al respecto. El documento, entre otros temas, recomienda la “inmediata institucionalización del PNSR para garantizar la efectividad de las intervenciones en saneamiento en las áreas rurales y promover una reestructuración significativa en el sector de saneamiento rural del país y de las instituciones corresponsables. Por lo tanto, es urgente establecer el foro gestor y el foro ejecutivo del PNSR”.

En este sentido, Alexandre convocó a las organizaciones de ASA y otras entidades a unirse en este reclamo y fortalecer la reivindicación. También enfatizó que “se necesita una unidad de la academia con los movimientos sociales, exigiendo la institucionalización del programa”. “Es responsabilidad del gobierno federal institucionalizarlo, para que se descentralice de arriba hacia abajo. Tiene que llegar al territorio, tiene que llegar a los estados y municipios”, señaló.

Además, el investigador comentó sobre la urgencia de este tema, considerando la emergencia climática y el panorama político del país, que cuenta con presupuesto pero necesita de la institucionalización. Sin embargo, los procesos deben tener en cuenta el acumulado de las entidades.

“En mi opinión, el Saneamiento Rural para las poblaciones del campo, de la floresta y de las aguas solo se llevará a cabo, para comenzar concretamente en estos cuatro años, si el movimiento de arriba [gobierno] se une con el movimiento de abajo [las bases, sociedad civil organizada] y se acoplan estas dos fuerzas, entonces el Programa de Saneamiento Rural avanza, la reutilización de agua avanza. Y entonces, [los proyectos realizados] tienen que reconocer el esfuerzo, el conocimiento y los saberes que ya han sido hechos por las diversas entidades que conforman la ASA”, destacó el integrante de la Fiocruz.

Todavía en el primer día, por la tarde, durante la visita a la comunidad Retiro, en la zona rural de São Miguel, a poco más de 50 km de Pau dos Ferros, las personas que participaron en el Seminario visitaron el área productiva de la familia de Francineide Gonçalves y Luiz Gonçalves, que cuenta, por ejemplo, con una tecnología de reutilización de aguas, biodigestor, cisternas de primera y segunda agua y secador solar. Esta actividad demostró la importancia de la integración de políticas públicas y tecnologías sociales.

La familia, asesorada por el Servicio de Apoyo a Proyectos Alternativos Comunitarios (Seapac), enfatizó que las tecnologías sociales cambiaron sus vidas, permitiendo la potenciación de la producción con el agua de reutilización, proveniente de un “Decanto-digestor” que posee un filtro que realiza el tratamiento anaeróbico de las aguas grises. “Antes de este sistema, era imposible quedarse aquí en mi patio trasero, el mal olor y los insectos que quedaban en el desagüe, aquí en la puerta de la casa, molestaban a mi familia. Ahora no, ese desagüe se convirtió en agua. Ahora puedo producir alimentos para mi familia y aún puedo vender”, enfatizó el señor Luiz.

Uno de los resultados, además del ambiental y la prevención de enfermedades, fue el aumento significativo en la producción de forrajes y frutales. Solo de cerezas, se cosechan alrededor de 800 kilos por cosecha, lo que ocurre cuatro veces al año. Además, las demás tecnologías sociales proporcionan a la familia campesina una garantía de seguridad hídrica y alimentaria.

Durante la visita, se explicaron las formas de uso y mantenimiento del sistema de reutilización. También se presentó la diversidad del patio productivo, que cuenta con: cerezas, plátanos, maracuyá, palma, margaridón y gliricidia. “Antes no tenía frutas. Desde hace dos años tengo este sistema de reutilización, y ya no compro ninguna fruta más. Lo tengo todo aquí, porque cuando no hay fruta, tengo la pulpa”, agregó Luiz, emocionado con la transformación. Otras 33 familias, en seis municipios de la región, tienen la misma tecnología y también reciben asesoramiento del Seapac.

El momento en la comunidad Retiro finalizó bajo un cajueiro, que “abrazó” a los/as participantes, con un refrigerio producido con ingredientes cultivados en el patio de la familia y utilizando el biogás generado por el biodigestor. Al principio de la noche, hubo una cena campesina, al ritmo del forró y de poesías producidas por otras familias de comunidades cercanas.

Construcción del Programa de Saneamiento Rural

Durante 25 años, ASA ha discutido y trabajado en acciones de Convivencia con el Semiárido y uno de sus temas centrales es el derecho al agua y la seguridad hídrica. Al entender que este proceso no puede estar desconectado de las discusiones sobre el saneamiento rural, en los últimos años la red ha estado construyendo colectivamente con instituciones colaboradoras un Programa de Saneamiento Rural. En este sentido, la programación del último día se dedicó a la redacción del texto inicial de este documento.

El asesor de coordinación del programa P1+2 de ASA, Giovanne Xenofonte, quien asumió la relatoría del GT de Saneamiento en esta construcción específica, destacó que el Seminario permitió “ajustes en todo el documento que compone el programa”. “Las organizaciones que componen ASA, mucho antes, realizaron seminarios y eventos. Entonces, todo esto nos lleva hoy a presentar a la comisión ejecutiva de ASA una propuesta”, explicó.

El documento fue elaborado colectivamente por el GT, a partir de las discusiones y consensos construidos en diversos momentos, a través de seminarios estatales y nacionales, y se concluyó con las contribuciones de los debates en los últimos talleres técnico-científicos. Los componentes siguen el modelo del Programa Cisternas, con siete temas que van desde los criterios para la selección de familias hasta el trabajo de formación y las características de los tipos de tecnologías indicadas.

Entre los detalles de los temas que necesitaban ajustes y que fueron definidos se encuentran, por ejemplo, las familias con ingresos per cápita del CadÚnico y las formaciones por módulos antes, durante y después de la implementación de las tecnologías de reutilización de agua.

“Estructuramos el programa con las ideas, los pensamientos, las diversas facetas que abarcan lo que entendemos por saneamiento. No es simplemente un saneamiento básico, porque es muy completo. Entonces, decimos que es un saneamiento ecológico, ambiental, que promueve la vida, que incluye, que protege la naturaleza en su conjunto”, señaló Giovanne.

Complementando este entendimiento, la integrante de la coordinación territorial del sertão, del Centro Sabiá y también miembro del GT de Saneamiento de ASA, Rivaneide Almeida, resaltó que no es solo “saneamiento por el saneamiento”. “Pensamos en otras perspectivas que están relacionadas con estas tecnologías, como el debate sobre la distribución justa del trabajo doméstico, esta cuestión de pensar en el papel de las mujeres y cómo avanzaremos en este debate sobre una mejor distribución del trabajo doméstico de las familias”, destacó.

Considerando los próximos pasos, que serán la apreciación de la Coordinación Ejecutiva de ASA y la presentación en el X Encuentro Nacional de ASA (Enconasa), Riva, como se le conoce, también destacó que “este seminario, por supuesto, no es conclusivo, es importante, un momento histórico. Pero esta construcción continuará, no está encerrada en una caja y creo que esta participación de todos los estados del Semiárido, esta diversidad de organizaciones es muy importante para garantizar la riqueza de este debate”.

En varios momentos del evento, un punto fue destacado en muchas intervenciones: la defensa de que el saneamiento rural, con el tratamiento de las aguas residuales domésticas y la reutilización de las aguas para el riego de frutales y forrajes, por lo tanto, garantizando la producción de alimentos, es un camino sin retorno y es esencial para proporcionar aún más vida digna a los pueblos del Semiárido.

“Esta es una dimensión que complementa y se suma a todos los procesos que han sido pensados por las organizaciones que tienen actuación en el Semiárido. Se suma al primer agua, que es el agua para beber y cocinar, se suma al agua de producción y necesitamos pensar en utilizar el agua y devolverla a la naturaleza más limpia, y no solo devolverla más limpia, sino producir alimentos a partir del uso de esa agua”, concluyó Riva.

Las actividades tuvieron lugar en el auditorio del Campus de la Universidad Estatal de Río Grande do Norte (UERN). En total, 54 personas, miembros de 40 organizaciones de los diez estados del Semiárido, participaron. El evento fue organizado por la entidad Seapac y contó con el apoyo de Word-Transforming Technologies (WTT), Fiocruz, Universidad Federal Rural de Pernambuco (UFRPE) y el Instituto Nacional del Semiárido (Insa).

Texto: Eje Educación y Comunicación del Irpaa, Caio Barbosa/SECOM-SEAPAC y ASACom Fotos: Eje Educación y Comunicación del Irpaa