C a r g a n d o . . .

02/05/2024

Entrevista con Gaston Kremer, nuevo Director Ejecutivo de WTT

Gaston Kremer, el nuevo Director Ejecutivo de WTT, trae consigo una trayectoria diversa y rica en experiencias que lo llevan ahora al liderazgo de la organización en su próxima fase de desarrollo. Graduado en Relaciones Internacionales y con un posgrado en Gestión de la Innovación, Kremer siempre ha estado comprometido con la creación de puentes entre diferentes realidades. Su trayectoria en WTT comenzó como parte de un momento de transición de la organización, donde su experiencia en tecnologías en territorios y en la intermediación de relaciones se mostraron cruciales. A lo largo de sus casi 8 años en la organización, ha sido testigo de cambios significativos, incluida la evolución hacia un enfoque de coproducción de innovación y un creciente enfoque en influir en las políticas públicas. En la entrevista, el nuevo Director Ejecutivo comparte sus visiones sobre la trayectoria, el panorama y los desafíos de WTT, así como las grandes apuestas de la organización en su camino hacia un impacto socioambiental aún más significativo.

Más información sobre las transiciones del equipo WTTaquí.

¿Participaste en otros proyectos y emprendimientos sociales antes de WTT. ¿Cómo fue ese camino antes de WTT?

Me gradué en Relaciones Internacionales y siempre supe que el trabajo que iba a hacer implicaría crear puentes entre diferentes realidades. Tuve varias experiencias profesionales durante y después de la universidad que, de alguna manera, se cruzan con lo que hacemos hoy en WTT, desde trabajar con arte contemporáneo en una exposición que discutía identidad, fronteras, territorios, hasta trabajar en la Federación de Industrias con normas y certificaciones internacionales. Entiendo que estas experiencias me prepararon para llegar a WTT.

 

¿Y cómo fue tu jornada dentro de WTT?

Trabajaba con un compañero de la Ashoka en un negocio social de acceso a energía y desarrollo rural, y en esa época, WTT estaba pasando por un cambio: la organización estaba empezando a trabajar también en desafíos de impacto, más allá de las tecnologías disruptivas que habían sido su comienzo. Entonces, identificaron que mi experiencia con tecnologías en territorios y en la intermediación de relaciones serían importantes para acercar esos contextos a ecosistemas de innovación, academia, financiadores. Así que ingresé a WTT en ese nuevo momento para trabajar específicamente en el proyecto Agua + Acceso, una convocatoria abierta que seleccionó y probó soluciones innovadoras para los desafíos de gestión comunitaria del agua en la Amazonía y en el Semiarido Brasileño. Desde entonces, amplié mi alcance de responsabilidad. Pasé de ser Gerente de Proyectos a Coordinador de Proyectos y luego a Gerente de Programas. Y ahora a Director Ejecutivo.

 

Algodón sostenible: Proyecto de desafío de impacto sobre el algodón agroecológico en el Sertão Central y Sertão dos Crateús (región semiárida brasileña) llevado a cabo por WTT entre 2018 y 2021.

 

En estos 8 años en WTT, has visto cómo la organización ha cambiado varias veces. ¿Qué etapas destacarías de esta trayectoria institucional y en qué momento se encuentra la organización hoy?

La trayectoria de WTT se centra en identificar oportunidades de la relación de los ecosistemas de innovación con desafíos socioambientales, comúnmente en los territorios, pueblos y comunidades tradicionales, y en los entornos urbanos con comunidades periféricas. Transitar entre estos sectores de la sociedad nos permite identificar oportunidades de acción y entender dónde podemos desbloquear soluciones y caminos para el impacto socioambiental, que es nuestra gran misión. WTT comenzó con la estrategia de invertir en tecnologías disruptivas. Luego, ampliamos – y fue cuando yo entré – hacia desafíos de impacto. Después, diría que tuvimos dos grandes saltos: el primero desde el Centro de Orquestación de Innovaciones con una metodología de colaboraciones científicas. Aquí, partimos de desafíos socioambientales, pero buscamos construir colaboraciones científicas para desarrollar una nueva solución. Todavía hay el elemento incremental de contexto, como en los desafíos de impacto, pero en el COI hay un elemento de colaboración científica-tecnológica. Así, WTT se posiciona no solo como un orquestador de ecosistemas, sino también como un orquestador de investigación, desarrollo e innovación. El segundo gran salto que dimos fue al entender que estas metodologías de gestión de la innovación también necesitan respaldo en políticas públicas para lograr un cambio sistémico. Por lo tanto, a partir del COI y trayendo aprendizajes de todas las otras metodologías que utilizamos, WTT entiende que, además de influir en mercados o en la difusión de tecnologías, es necesario incidir en políticas públicas. Esto, diría yo, es el último gran aprendizaje de WTT y lo que hemos estado persiguiendo en los últimos años.

 

Foro organizado por WTT en octubre de 2023 para debatir la metodología de la innovación impulsada por misiones dentro de las políticas de ciencia, tecnología e innovación. Foto: Sofia Colucci.

 

¿Cuáles son las principales temáticas con las que trabaja actualmente la organización?

Trabajamos con temas importantes para los territorios, pero desde la perspectiva de los grandes desafíos globales. En este sentido, trabajamos desde la inclusión digital y soluciones digitales apropiadas para comunidades indígenas del Gran Chaco Americano, hasta sistemas de reutilización de aguas en la región del semiarido brasileño. Miramos hacia el desarrollo de biomateriales a partir de la sociobiodiversidad de la Amazonía y la relación industria-universidad-comunidad. Todos estos temas giran en torno a un enfoque climático de WTT, que tiene una visión global pero arraigada en desafíos territoriales. Recientemente coordinamos laboratorios de soluciones climáticas innovadoras con participantes de países africanos y de América Central. Este tipo de iniciativas dialogan directamente con lo que venimos haciendo: trabajar en los grandes desafíos actuales de la humanidad, que tienen que ver con la crisis climática, pero también con las persistentes desigualdades. Debemos tener una mirada desafiante, de oportunidad en el eje que conecta territorio, sociobiodiversidad, sistemas alimentarios y política climática.

 

¿En qué momento asumes la dirección de la organización? ¿Cuál es el panorama para WTT?

WTT está concentrada actualmente en llevar estos aprendizajes de los procesos de coproducción de innovación al ámbito de las políticas públicas a nivel de países, pero también a acuerdos climáticos y procesos multilaterales, como el G20, el Acuerdo de París, entre otros. Aquí será clave capitalizar la posición de la Fundación Avina, organización fundadora de WTT y de la cual formamos parte de su ecosistema, en lo que respecta a la incidencia en movimientos internacionales de innovación democrática, filantropía y acción climática. Queremos llevar esta lógica de debatir la coproducción de innovación más allá de los casos en los que operamos. Diría que WTT ahora tiene ese sesgo de ser una organización que, además de posicionarse en colaboración científica, en el desarrollo de soluciones, también se posiciona como una WTT política, climática y global. Dentro de nuestro modelo de actuación, el objetivo es ampliar esa incidencia política, mientras seguimos generando casos para alimentar esas construcciones. El panorama de WTT es positivo, los últimos años han sido de consolidación de un equipo que tiene un trabajo de comunicación, conocimiento en temas como participación social y coproducción de innovación muy sólidos. Hemos ampliado el equipo y ahora tenemos el desafío de seguir este movimiento de crecimiento, mientras buscamos financiamiento que nos apoye en este camino que es complejo y a largo plazo.

 

Kremer (primero a la derecha) en un panel de la COP 28 en Dubai (2023). Foto: Danila Bustamante

 

¿Cómo imaginas el futuro de WTT?

Veo el futuro de WTT como un aprofundamiento de nuestra trayectoria hasta ahora. Crear, al mismo tiempo, un espacio dentro de los ecosistemas de innovación, donde ya se encuentran los actores tradicionales de ciencia, tecnología e innovación, pero también entender y destacar el valor de la coproducción de innovación junto a actores sociales y de pueblos y comunidades dentro de procesos científico-tecnológicos. Dado nuestro contexto en el Sur Global y lo que se demanda de otros países de la región: trabajar a partir de la sociobiodiversidad de las realidades locales, mirar hacia la bioeconomía, la regeneración de los biomas con justicia social y la neoindustrialización. Pensamos en WTT como referencia en la conducción de estos procesos participativos centrados en ciencia, tecnología e innovación. Por otro lado, también queremos apoyar a movimientos sociales, organizaciones sociales a entender el campo de la política científica tecnológica de innovación como un campo de lucha, de actuación política, de expandir estas demandas de estos movimientos hacia el ámbito de las políticas de ciencia, tecnología e innovación. En este sentido, creo que la gran apuesta de WTT es que la participación social y la coproducción de innovaciones apropiadas para los contextos son las grandes contribuciones a soluciones para la crisis climática y para las persistentes desigualdades que afectan a estos territorios del Sur global. Si generamos más innovaciones con estas personas y desde estas perspectivas, estaremos en el camino correcto.